7.3.03

Del paverismo

Es asaz habitual que las personas escasamente doctas en la materia tiendan a hibridar los conceptos de molancia y paverismo reduciéndolos a un único zigoto ideológico.

Tamaño error, además de propio de civilizaciones soleadas, constituye un delito bastante grave por el cual cualquier profesor de retórica con un mínimo de decencia obligaría al que en él incurriere a pronunciar palabras esdrújulas de forma compulsiva hasta el solsticio de verano. Por ello, desde el cenáculo queremos, sin ánimo doctrinario, sino ilustrativo, evitar tales confusiones mediante una explicación ad hoc, como debe ser.

Habremos de comenzar, pues, por reconocer la naturaleza multidireccional de la molancia. Esto es, puede irradiarse bien de forma centrífuga o bien de forma centrípeta, o en otras palabras, ora de forma centrífuga, ora de forma centrífuga. Sin embargo, ocurre con el paverismo algo bien diferente, puesto que su flujo se caracteriza por discurrir parejo a un vector (o arco de vectores) centrífugos.

En lo que a práxis respecta, esto quiere decir que una persona pavera no ha neceseriamente de molar, mientras que una que mola puede manifestarlo externamente de forma pavera o no, según tenga a bien en el sentido húngaro de la palabra.

Tal precisión resulta harto importante a fin de no caer en las arteras añagazas de las múltiples personas protomolantes que intentan, mediante su apariencia pavera, obnubilar el sentido de quien en él o ella pose sus ojos y por ende, su juicio. Teniendo en cuenta lo anterior, el fenomeno del paverismo desentraña, por ejemplo, misterios milenarios como el de los gañanes de Rieju, que, por alguna razón, parecen ejercer un influjo mesmérico sobre individuos poco cultivados.

En caso de que al lector la mera idea de incurrir en un ejercicio de idolatría de chiringuito tan poco sandunguero como este le ponga los pelos como escarpias, el cenáculo recomienda llevar una dieta rica en chopped, mandarinas, chufas o cualquier otro alimento de reconocida rimbombancia o estructura palindrómica (consultar el María Moliner en caso de duda)