24.3.03

De Mel Gibson

Aunque hasta el más gaznápiro de los seres pertenecientes a civilizaciones soleadas sabe que el cenáculo y la heterodoxia son dos conceptos tan antagónicos como el macramé y la toxicología forense, los miembros del cenáculo no hemos tenido más remedio que recurrir a una analogía bíblica para esclarecer de una vez por todas un dilema que desde eones ronda como una mosca cojonera alrededor de nuestras cabezas: Mel Gibson, ¿mola o apesta?

No nos andaremos con zarandajas al respecto. Mel Gibson apesta de manera superlativa. ¿Por que? Pues porque sí. ¿Acaso no habeis aprehendido todavía, estultos, que el cenáculo de la molancia es un órgano político de caracter tiránico y que, por ende, sus opiniones van a misa? ¿No? Pues quede aquí apostillado per secula seculorum y que no tenga que repetirlo en al menos un lustro. Para repetir cosas ya existen los manifestantes.

Pero volvamos al tema. Mel Gibson apesta, y por mucho que hable en arameo, no podrá jamás ocultar a ojos del buen molante la apestancia que subyace en sus palabras. Hubo un tiempo, eso sí, en que este australiano cariacontecido, maragato cinematográfico mal delineado con ínfulas de icono popular, moló considerablemente. Durante aquellos días pretéritos que ya nunca volverán, lucía el actual paladín de la pretenciosidad, una perrera de gitano que, sin duda, exudaba donariosas efusiones de molancia por cada uno de sus cabellos. Pero los tiempos, al contrario que el sereno semblante de nuestro Clint, cambian rapidamente, y he aquí donde el cenáculo ha de mentar esos papelochos hebraicos hallados en el mal muerto para establecer una analogía entre Sansón y Mel Gibson, no por casposa, carente de validez.

¡Mel Gibson. Si en algo valoras la molancia que antaño bullía en tu interior, vuelve a dejarte perrera de gitano! Sólo así ella volverá como el hijo pródigo de la parábola y medrará de nuevo en ti como las semillas del sembrador! De lo contrario, tu apestancia se hipertrofiará incluso más y terminarás adaptando al andaluz las obras completas de Terenci Moix con Barbra Streisand y Ben Affleck de protagonistas. El cenáculo ha hablado.